Misionero y Guaraní

Es muy difícil resumir en una frase su vida. Pero sin lugar a dudas fue bien retobado y bien misionero; así como el yerbal y el guerrero don Andrés Guacurarí.

Los momentos compartidos siempre fueron de apasionada rebeldía periodística y de febriles pensamientos.

El gran “Fuma”, también conocido por algunos como Cesar Leonardo Sanchez Bonifato, sin dudas tiene ganada infinitas melodías; él en su paso nos entrego todos los días su “canto”, apasionado.

El hombre de los tiradores era como un Caballo cimarrón. Su apodo debe ser considerado sinónimo de periodista de raza y corajudo.

Pero también fue músico; fue escritor, fue historiador y quizás sin saberlo también fue un poeta.

Fue desafiante y la marca que dejó seguramente se convertirá en otra de las leyendas de la tierra colorada.

Así como lo hizo Quiroga, él escribió gran parte de nuestra historia. Y lo hizo con una pasión dificil de encontrar en estas épocas donde escasea la tinta.

Conoció a la gente y enseño las leyendas; a su estilo mantuvo vivos los misterios del Yasy Yateré y del Pombero.

Pero “Fuma” con su pluma también le quitó el sueño a muchísimos de los “yapuseros” que se aprovechaban del pobrerío.

Y por supuesto, en ese andar, también se convirtió en lanza y en la única palabra de la gente.

Parece que hace un buen tiempo supo que se iba a ausentar; pero mientras pudo nunca dejo de pensar, de cantar y menos de tocar.

Hoy que ya no esta; quiero ser yo quién repita y grite con toda voz que su surco merece la mejor escritura en guaraní.

“Fuma” fue nuestro “Columnista Estrella” durante muchos años y aprendimos de su experiencia y de su semblante.

Se discutía lindo en las mañanas y lo volvíamos a hacer en las noches, pero coincidíamos en que esta canción de Alcibíades Alarcón debe ser la canción oficial de nuestra provincia, por eso este breve homenaje litoraleño.

“Las mandarinas y las señoras dejan aromas”, decía Fuma, que después de cerrar la última tapa de su diario, se fue a descansar.

Eduardo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *