“El que busca encuentra”: por Eduardo Pérez